Archive for diciembre, 2012

Paco Orts ha faltat

Gloria su mujer lo expresaba de esa forma “ha faltat”, ¿como puede fallar el corazón de alguien que lo tenía tan grande? No lo entendemos. Tenía muchos amigos, algunos de ellos no se han enterado todavía.

Era ese tipo de personas que están siempre dispuestas a la hora de trabajar, y que sabía de todo el mundo, conocía bien a fondo con sus defectos y cualidades, pero no le gustaba juzgar a nadie.

Llegado el momento de hacer balance de una vida muy implicada en la política, en la periferia del Bloc, de IU, fue concejal en Silla, su ciudad adoptiva, y en el centro de los Verdes, estaba legítimamente orgulloso de haber colaborado a hacer tantas cosas con tan pocos medios.

Paco Orts era solo un girasol.

Tenía amigos en todas las facetas del caleidoscopio en que se ha convertido el movimiento verde, y como sabía mucho se equivocaba mucho, y de paso acertaba también un montón. Vivió un momento prodigioso en els Verds del País Valencià que era el partido al que seguramente entregó sus mejores esfuerzos.

Aunque su salida fue triste, tuvo tiempo de recomponer amistades y reconciliar espíritus, ensayamos juntos con mucha ilusión una idea loca que le hacía ilusión : Verdes del Mediterráneo.

Luego en los Verdes Ecopacifistas desempolvó con ilusión la chapita con la paloma blanca de la paz, y estaba encantado de poder volver a empezar, y lo hubiera hecho una y cien veces más si no fuera porque entendía que era hora de que nuevos militantes verdes probaran suerte, por si pudiera ser que la próxima generación viviese alegrías que se le negaron tozuda e injustamente a los pioneros que vieron nacer el movimiento verde entre nosotros.

Cuidó de sus padres muy ancianos, que le han sobrevivido hasta el final, y siendo orgulloso oriundo de Alicante supo hacer que cada rincón de la geografía de Castellón y Valencia fueran también un poco su propia casa. Me quedo sobre todo con el recuerdo de algunos viajes por esta geografía humana y sentimental tan interesante, donde se dan cita con intensidad todos los elementos que en algún momento verán florecer con fuerza la ecología política.

Paco Orts no era más que un girasol, entre el mar de girasoles que se extienden en el horizonte pero era nuestro girasol, por eso nos ha conmovido a todos cuando de pronto sin remedio le hemos echado a faltar.

Comments (3) »